Puente Románico de Sant Julià del Llor

Se trata de un gran puente medieval que atraviesa el curso antiguo del río Ter, que cuenta con unas dimensiones de 82 metros de largo por 2 metros de ancho. El puente consta de cinco arcadas de tamaño dispar, a destacar especialmente la gran arcada central, la cual consta de una luz – anchura- de 20 metros, 3’65 de intradós y una saeta – altura- de 9’10 metros hasta a la barandilla. En cuanto a los materiales, prima la piedra concretamente los guijarros de río sin desbastar y trabajar, a excepción de las cuatro grandes arcadas, confeccionadas con bloques de piedra o sillares bastante regulares.

El punto de arranque de las arcadas, está ámpliamente reforzado por la presencia en los dos lados del puente, de unos poderosos contrafuertes en forma de cuña. De estos contrafuertes destacar especialmente los de la vertiente norte, los cuales son mucho más poderosos y robustos en comparación con los de la otra lado. Esto se debería a que por el norte era por donde bajaba el río y impactaba con más fuerza contra el puente, de ahí la proyección de unos poderosos contrafuertes en este lado. De esta manera las pilastras han están reforzadas por unos poderosos espigones que hacen de rompe-aguas y contrafuertes simultáneamente.

Casa rural de la zona: Can Vila

Comparte esta Experiencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Consultar reserva